no copiar

jueves, 14 de enero de 2016

BENEFICIOS DE LA LUZ SOLAR



BENEFICIOS DE LA LUZ SOLAR
La exposición regular al sol tiene efectos muy positivos para el organismo,  gracias a la longitud de onda de la luz ultravioleta que tiene efectos genocidas, combate con éxito y eficacia los gérmenes, ácaros, hongos bacterias y virus. La luz solar, gracias a su potente efecto estimulante del sistema inmunológico, es uno de los principales inhibidores de enfermedades.
Desgraciadamente desde hace pocas décadas se ha extendido la idea de que la luz solar es mala para la salud, esta idea fomentada  por la medicina convencional, sobre todo por los especialistas de cáncer y especialmente, como no, por  los fabricantes de crema de protección solar. Éstos que no dan realmente argumentos válidos ya que no existe ni una sola prueba científica que demuestra que la luz solar tomada con moderación produzca cáncer. Todo lo contrario la vitamina D que se genera a tomar el sol incrementa la inmunidad y evita que se produzcan tumores, además de combatir todo tipo de enfermedades.
Lo que pocos saben es que por desgracia el espectro ultravioleta de la luz solar, es el que se elimina de manera más fácil por medio de los cristales de las ventanas, por la gafas de sol, por la ropa y sobre todo por las lociones. Anteriormente a 1930 que no existían los antibióticos, la comunidad científica y médica, al menos en Europa, sabían apreciar el poder curativo del sol, ya que la terapia basada en tomar el sol, la llamada helioterapia, se consideraba uno de las herramientas más eficaces contra las enfermedades infecciosas.
Ciertos estudios han revelado que los pacientes expuestos a radiación solar de forma controlada reducen su presión arterial además de sus niveles de colesterol en sangre, permiten que el azúcar sea metabolizada con mayor eficacia en personas diabéticas y que se eleven los niveles de glóbulos blancos que permiten combatir mejor las enfermedades.
El médico y escritor Auguste Rollier fue uno de los más famosos médicos que utilizó la helioterapia, empezó en su clínica de Leysin en Suiza en 1903 y a los pocos años dirigía más de 36 clínicas, muchas de ellas situadas a más de 1500 m sobre nivel del mar, una altitud que permitía que sus pacientes recibirán una cantidad de rayos UV mucho mayor. Utilizó esta terapia para tratar enfermedades como la tuberculosis el raquitismo, la viruela, el lupus etc.
Rollier había seguido los pasos del médico danés Niels Finsen que ganó el Premio Nobel en 1903 por el tratamiento de la tuberculosis con luz ultravioleta. Rollier descubrió que los baños solares a primera hora de la mañana junto con una dieta nutritiva aportaban los mejores resultados.  La sorprendente cura de tuberculosis y de otras enfermedades que consiguieron estos médicos ocuparon los titulares de los periódicos de la época.
En el año 1933 se había comprobado que la luz solar y sus tratamientos constituían una terapia ideal para más de 165 enfermedades diferentes. Sin embargo en 1954, tras la muerte de Rollier y el creciente poder de la industria farmacéutica, el uso de la helioterapia empezó a caer en picado. En la década de 1960, los fármacos milagrosos creados por el hombre, sustituyeron a la fascinación médica por los poderes curativos del sol, y la década de 1980 se comenzó a bombardear cada vez más a la población con las advertencias de que los baños de sol conllevaban un enorme riesgo de contraer cáncer de piel.
Beneficios de la luz ultravioleta, entre otros:
·         Mejora los resultados de los electrocardiogramas
·         Reduce la presión arterial y el pulso cardíaco en reposo
·         Mejora el rendimiento del corazón cuando es preciso
·         Reduce el colesterol si conviene
·         Incrementa las reservas de glucógeno en el hígado
·         Equilibra el nivel de azúcar en sangre
·         Aumenta la energía, la resistencia y la fuerza muscular
·         Mejora la resistencia del organismo frente a las infecciones debidas al aumento del índice de linfocitos y fagocitos
·         Aumenta la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre
·         Incrementa las hormonas sexuales
·         Aumenta la tolerancia al estrés y reduce la depresión.
Según un estudio publicado en la revista cáncer en marzo 2002 una exposición insuficiente a la reducción ultravioleta puede constituir un factor de riesgo en Europa occidental y Norteamérica. El estudio mostró al menos 13 tipos de tumores relacionados con la falta de luz solar, la mayoría del aparato reproductor y digestivo, por importancia: el cáncer de mama, de colon y de ovarios seguida de tumores de vejiga, útero, esófago, recto y estómago además se sabe que previene la esclerosis múltiple las cardiopatías gastritis y la diabetes.
Además se sabe que estas terapias tienen junto a una buena nutrición basada en frutas y verduras en abundancia, con baja proteína animal y la práctica de deporte de forma saludable, los complementos ideales para mantenerse sano y en forma durante muchos años.
Ángel Salazar Magaña (angelsalamag@gmail.com)



                                                                                                                                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada