no copiar

lunes, 9 de mayo de 2016

Haz Tu kéfir, un alimento probiótico para mejorar la digestión

 

Haz Tu kéfir, un alimento probiótico para mejorar la digestión


Descubre cómo preparar kéfir para darle a tu cuerpo los beneficios de un gran alimento probiótico y que puedes realizar en tu propio hogar para mejorar la digestión y la salud de todo el intestino.
Kefir
El kéfir es como el yogur ligero que está disponible en las tiendas, pero hacerlo en casa es mejor ya que contiene muchas más cepas de bacterias buenas que el comercial. Estos probióticos vivirán y colonizar en tus intestinos; te protegerán de las toxinas, las bacterias malas y aumentarán tu inmunidad. (También hace que huelas mejor en muchos sentidos). Es picante y cremoso, similar al suero de leche o yogurt sin sabor.

Cómo hacer tu propio kéfir

Para hacer kéfir en casa, necesitas  “granos de kéfir”. Estos granos se asemejan al pudding de arroz. Los pequeños cuajos se componen de bacterias beneficiosas vivas y levadura. Tu “nueva mascota”, se mantiene viva por la alimentación de la leche; aunque el agua de coco y leche de almendras también trabajan. Puedes comprar los granos de kéfir (también llamados Hongos tibetanos) en el Internet o en tiendas naturistas, pero es mejor compartida de un amigo.

 

Modo de preparación del kéfir

Añade tus granos a un frasco de vidrio, no te preocupes por la esterilización, sólo tiene que estar limpio. Vierte la leche, en una proporción de una cucharada de granos a una taza de leche (siempre trata de usar producto orgánico de libre pastoreo). Sólo experimentar para ver con qué textura y sabor te quedas. Cubre con algo que respire ya que la fermentación de la leche liberará gas. Un filtro de café y una goma/liga funciona muy bien.

·         Déjalo en  la luz solar directa durante 12-24 horas. El tiempo de fermentación puede variar dependiendo de la temperatura ambiente o la cantidad de granos en relación a la leche (entre más granos o temperatura más caliente, más rápido se hace).
·         Cuando la leche se vuelve espesa y burbujeante, sabes que está listo.
·         Vierte el contenido en un colador, trabajando hacia atrás y adelante con una cuchara para ayudar al kéfir que se filtre.
·         Saca los granos de kéfir drenados. No enjuagues, sólo hay que poner de nuevo en un frasco limpio, agregar la leche, y la cubierta. Un nuevo lote estará listo mañana. Cualquier kéfir sobrante se puede almacenar en la nevera, ligeramente cubre durante unos pocos días.
·         Si encuentras que los granos se multiplican más rápido de lo que se puede beber, entonces puedes comerlos o compartirlos, o poner en el congelador como respaldo por si acaso algunos mueren.
·         También puedes guardar tus granos con leche en la nevera para reducir la velocidad de fermentación. Si lo haces, asegúrate de dejarlo fuera durante unos días para permitir que la colonia se restablezca. Algunos de los microbios morirán a causa del frío.
Esto es lo que pasa cuando lo dejas demasiado tiempo. Se puede ver que la leche se ha separado. Es todavía está bien sin embargo; sólo revuelve y filtra. O verter el líquido y hacer crema agria o queso. – Cuanto más tiempo se deja fermentar, es mayor el contenido de folato. También será más grueso y más fuerte y picante.


Cómo consumir el kéfir


El Kéfir se puede disfrutar solo o también puedes usarlo como aderezo de ensalada; cuando sea que necesites un sustituto de suero de leche, crema agria o yogur natural. O hacer un licuado con fruta congelada y endulzar con miel. También puedes preparar tu kéfir vegano con leche de coco si no consumes productos de origen animal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada