no copiar

domingo, 6 de marzo de 2016

Enfermedad Celíaca y Dermatitis Herpetiforme

 Enfermedad celíaca y dermatitis herpetiforme

Enfermedad Celíaca y Dermatitis Herpetiforme
La piel, es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y también, el que pesa más, por medio del sentido del tacto, la piel nos permite interactuar con nuestro alrededor, además, es la barrera protectora contra agentes externos, tales como golpes, raspones, quemaduras, temperaturas, contaminantes o microorganismos indeseables, entre otros.
La piel por otro lado puede ayudarnos al diagnóstico de algunos padecimientos, puesrefleja en muchas ocasiones el estado de salud de nuestro cuerpo.
Celiaquía, ¿qué es?
Cuando se habla de celiaquía, nos referimos a un tipo de sensibilidad al gluten, en la que el cuerpo tiene una reacción inmunitaria ante la presencia de esta proteína.
El gluten se encuentra formando parte de algunos granos, entre los que destacan, el trigo, la cebada y el centeno. Cuando una persona con celiaquía, consume gluten, puede desarrollar varios síntomas, esto se debe a que la exposición prolongada llega a provocar un deterioro de las vellosidades intestinales lo que a su vez da a lugar a problemas de malabsorción.
Salud de la piel y celiaquía
En celiaquía, observar el estado de la piel puede ser fundamental, pues, para que nuestra piel luzca saludable, es necesaria la función de ciertas vitaminas y minerales.
Cuando un paciente con celiaquía no ha sido diagnosticado y se encuentra consumiendo gluten, las vellosidades intestinales se ven afectadas, razón por la que la absorción de ciertos nutrimentos se compromete y comienzan a observarse los signos de algunas deficiencias.
Las deficiencias nutricionales relacionadas con celiaquía pueden afectar la salud de nuestra piel, haciéndola lucir opaca,  o bien, mostrando algunos signos como la queratosis pilaris, o también denominada “piel de gallina”, y estas ocurren a menudo por deficiencias de ciertos nutrimentos como la vitamina A o algunos tipos de ácidos grasos.
Dermatitis herpetiforme
La dermatitis herpetiforme (DH)  o enfermedad de Duhring, es una enfermedad crónica de la piel que se acompaña de prurito, y erupciones cutáneas, suele afectar a algunas con enfermedad celiaca. Con frecuencia, se confunde con herpes por el tipo de erupción que se presenta.
La dermatitis aparece en zonas como los codos, rodillas, y glúteos, siendo comúnmente de aparición simétrica, su aparición, también pueden aparecer lesiones en la cavidad oral. Esta afección de la piel puede desaparecer de forma espontánea, sin embargo, suele dejar en su lugar alteración en la pigmentación tales como hiper pigmentación o palidez de la piel. Suele afectar mayormente a niños, siendo casi el 90% de los casos, aunque puede aparecer a cualquier edad.
La dermatitis herpetiforme se caracteriza por provocar intenso picor, por lo que el paciente no puede evitar rascarse y muchas veces desarrolla costras por lo mismo.
Dermatitis Herpetiforme y celiaquía
Esta afección de la piel tiende a afectar entre 15% y 25% de las personas con enfermedad celiacadebido a su relación con la sensibilidad al gluten. Se estima que la DH afecta a una de cada 3,300 personas en el mundo.
Existe una relación entre este tipo de dermatitis y la celiaquía, pues ambas se caracterizan por la insensibilidad al gluten, aunque no siempre se presentan juntas. Se desconoce la causa de esta enfermedad de la piel, pero se sabe que al igual que en la celiaquía, se debe a una respuesta inmunitaria ante el consumo de gluten.
Muchas personas con esta enfermedad de la piel son erróneamente diagnosticadas, por lo que el tratamiento suele no aliviar los síntomas o bien, nunca recurren a un dermatólogo que pueda brindarles un diagnóstico, llegando incluso a acostumbrarse a los síntomas y a concluir que se trata de una situación normal, pese a la insistente picazón y molestias que esta genera.
Debido a que en la mayoría de las personas con dermatitis herpetiforme existe la presencia de inmunoglobulina A (IgA), es difícil diagnosticar o descartar la celiaquía con un solo examen para esta enfermedad por lo que, se aconseja  realizar varias pruebas si se sospecha de esta enfermedad.
Diagnóstico y tratamiento
La dermatitis herpetiforme puede ser diagnosticada al analizar una muestra de la piel, identificando las células mediante una prueba de inmunofluorescencia directa.
Sus síntomas se asemejan a los de otras enfermedades de la piel, por lo que a menudo se confunde con psoriasis, eczema,  alergias, picaduras de insectos, herpes, entre otras enfermedades de la piel.
El tratamiento de la Dermatitis Herpetiforme (DH)
Para tratar los síntomas se suele recetar un antibiótico conocido como Dapsona, o bien otras alternativas cuando este no es bien tolerado. Sin embargo, al igual que en celiaquía, es necesario llevar a cabo una dieta libre de gluten de por vida, para evitar que los síntomas continúen.

El progreso y remisión de los síntomas puede ser bastante lento, siendo considerado un tiempo promedio de 6 meses para apreciar una mejoría notable. Sin embargo, las erupciones en la piel y sobre todo la comezón, pueden aliviarse en las primeras 72 horas después de que se ha administrado Dapsona.
http://singluten.es/enfermedad-celiaca-y-dermatitis-herpetiforme/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada