no copiar

domingo, 1 de noviembre de 2015

¡MK ULTRA ES YA OFICIAL!

Foto de LOSDILUVIOS





¡LA CIENCIA OFICIAL (UCLA Y UNIVERSIDAD DE YORK) CONFIRMA QUE LAS ONDAS PUEDEN MANIPULAR NUESTRAS CREENCIAS! ¡MK ULTRA ES YA OFICIAL!
by admin
Megatsunami científico, en el que se funden la ciencia de la conspiración y la vieja ciencia. Científicos de las Universidades de California (UCLA) y York, al experimentar los efectos de la energía magnética sobre la desactivación de determinadas áreas del cerebro. En concreto: la región del cerebro que mide los problemas y la capacidad de respuesta ante una amenaza.
La primera conclusión es que “se consiguió abolir el JUICIO ante una amenaza” (¿recordáis los fundamentos de la New Age de “no juzgar lo que está bien y mal”).
La segunda, que los sujetos experimentales dejaban de creer en Dios y en juzgar si un nivel abusivo de inmigración podría ser bueno o malo para su país. Ambas opiniones se corroboró que se veían afectadas al bloquear esa región del cerebro: casi un tercio más afectados que en el grupo de control. O sea, que la incapacidad de muchas personas para juzgar lo que está bien o mal puede, con arreglo a la ciencia, estar siendo alterada por medio de ondas magnéticas.
En resumidas cuentas, este experimento científico demuestra que una parte de la población (particularmente, de izquierdas y new age) está siendo víctima de un programa MK Ultra.
Rafapal
Energía magnética: más tolerancia con inmigrantes y menos fe en Dios
Por Leonardo Gimeno | amlat@rcinet.ca
Según una investigación con energía magnética, un tercio de los sujetos que participaron de la proyecto resultaron ser más tolerantes con los inmigrantes y aseguraron creer menos en Dios.
¿Que pasaría si la fe en Dios y los prejuicios contra los inmigrantes pueden ser alterados con energía magnética? Esta es la pregunta que este grupo de científicos se hizo en un trabajo publicado en la revista Neurociencia Social cognitiva y afectiva.  Este tipo de experimentos científicos con “energía magnética” es realizado mediante estimulaciones magnéticas transcraneales, un procedimiento no invasivo realizado con una bobina de metal que emiten impulsos al cerebro del paciente. Con esa energía, se activan ciertas regiones del cerebro, método que es utilizado para medir el daño de un derrame cerebral y en menor medida pero en paulatino aumento, en el tratamiento de casos de depresión. En el marco de esta investigación, los científicos trataron de hacer lo opuesto, es decir, desactivar temporalmente una parte del cerebro (la que responde a las amenazas) y medir su efecto sobre las creencias y los prejuicios vinculados con ellos.
Para llevar a cabo esta investigación, los científicos de la universidad británica de York en conjunto con un grupo de profesionales de la UCLA, reclutaron a 39 estudiantes universitarios con un perfil políticamente moderado. Este grupo fue dividido en 2. El primero de los grupos fue sometido a una simulación transcraneal magnética que no producía ningún efecto en el cerebro de los participantes y la otra mitad fue expuesta al mismo estímulo pero lo suficientemente fuerte como para apagar temporalmente un segmento específico de la parte posterior medial de la corteza cerebral. Esta parte del cerebro cercana a la frente, conocida como PMFC por sus siglas en inglés, es la que identifica los problemas y después de medir el nivel de amenaza, genera una respuesta para cada uno de ellos.
Lo primero que se registró fue el efecto del cierre temporal de la parte del cerebro que forma juicios basado en amenazas. Luego de recibir las dosis de estimulación transcraneal magnética se les pidió a los participantes responder preguntas sobre su propia muerte. Según estudios anteriores, pensar en la muerte de uno mismo puede afectar directamente la creencia de una persona en la religión. Un modelo parecido fue utilizado para testear los niveles de prejuicio para con los inmigrantes. Los participantes recibieron dos cartas escritas por inmigrantes, una de ellas elogiando el país y la otra con fuertes críticas. En el caso de la religión, la hipótesis teórica sugería que, suspendiendo la actividad de esa región específica del cerebro, la necesidad de la creencia en Dios se vería reducida y en el caso de los inmigrantes, los sujetos serían menos influenciados por las cartas negativas.
En los dos casos las hipótesis fueron corroboradas. En los participantes que fueron expuestos a la energía magnética un 32.8 % expresan menos creencia en Dios, los ángeles o el cielo y el 28.5% mostró una respuesta positiva hacia el inmigrante que fue crítico con los Estados Unidos, comparándolo con el grupo de control.

Keise Izuma, de la universidad de York asegura que el estudio es en realidad bastante sencillo. Según Izuma “la gente recurre seguido a la ideología cuando se enfrenta a los problemas”.
Uno de los objetivos de esta investigación era saber si una región del cerebro que está relacionada específicamente con la resolución de problemas concretos también estaba implicada en la solución de problemas abstractos tocados de cerca por la creencia o la ideología. Izuma aseguró que “la decisión de traer la “muerte” al cuestionario fue motivada por una investigación previa que sugería que la gente busca consuelo en la religión cuando se presentan temas relacionados con la muerte”.  El científico agregó que “como era de esperar, se encontró que cuando experimentalmente se apaga una parte de la corteza posterior frontal medial, la gente estaba menos dispuesta a llegar a ideas religiosas de consuelo a pesar de hablar de su propia muerte”.  Con respecto a la inmigración, según los profesionales, fue una amenaza menos concreta pero que al percibirla como venida desde el exterior, la reacción es diferente y se responde a esa amenaza aumentando los valores de grupo, entre otros, los religiosos, que al estar anulados por la energía magnética, fueron tolerados de mejor manera.
Colin Holbrook, uno de los autores principales de este artículo expresó que los resultados observados son un buen primer paso. Holbrook asegura que los resultados son llamativos pues dan la idea que los mecanismos cerebrales utilizados para combatir las amenazas directas y concretas son reutilizados para reaccionar frente a las amenazas ideológicas. Según el científico, la tarea es seguir investigando para entender exactamente cómo y porqué las creencias religiosas y las actitudes etnocéntricas se redujeron en el experimento.
Fuentes: Agencias, Universidad de York, UCLA
  VISITA TAMBIÉN  ESTE OTRO BLOG    http://abrelosojosmrp.blogspot.com.es/


1 comentario:

  1. Y COMO SE HACE ESE EJERCICIO, LO PUEDES REPUBLICAR POR FAVOR. GRACIAS!

    ResponderEliminar